Recomendaciones para sembrar Lophophora

Con el fin de propagar Lophophora, sembrarlas desde semilla es la mejor opción.

La siembra es relativamente sencilla y no está sujeta a ninguna estación del año. Personalmente, prefiero la primavera y los primeros días del verano, pero se puede sembrarla tanto en otoño como en invierno con éxito. Sembrarla según el calendario lunar, es decir, cuando hay luna nueva, puede mejorar la tasa de germinación.

La Lophophora germina en presencia de luz. Para lograr las condiciones favorables para la germinación tres cosas son indispensables: luz, agua y temperatura.
La temperatura para germinar puede variar y estar entre los 20°C y los 30°C. La disminución de la temperatura por las noches es buena.

Se recomienda que el sustrato sea completamente estéril, a fin de evitar el crecimiento de hongos después de la germinación.

En caso de no disponer de un suelo estéril, la otra posibilidad es calentarlo en el microondas.

Me gustaría enseñarles el método con el cual siembro desde hace muchos años mis Lophophoras y otras cactáceas.

Empleo aprox. 2/3 de tierra para flores finamente cernida, y 1/3 de arena enjuagada. Si se agarra un puño de este sustrato apretándolo y luego se abre la mano, debe desmoronarse. Para cubrir las semillas utilizo grava filtrante fina. Ésta es traslúcida, permite pasar suficiente luz a las semillas para la germinación, y les proporciona soporte a las plántulas para enterrar sus primeras raíces en la tierra. Sin la cubierta de de grava filtrante, siempre hay algunas plántuas que echan sus raíces hacia arriba.

Se pone la tierra en una maceta de plástico y se la comprime ligeramente. Las semillas se distribuyen de manera uniforme y también se las presiona suavemente para que tengan buen contacto con la tierra. Dentro de una maceta de aprox. 7x7 cm caben de 60 a100 semillas. Pero si no se quiere tener que trasplantar tan pronto entonces habrá que poner menos semillas por maceta

Después cubro las semillas con una capa de grava filtrante, y pongo la maceta sobre agua de la llave, lo suficiente para humedecer bien la tierra.
Se puede meter el maceta en una caja o envoltorio de plástico que cierre bien.
De esta manera la humedad no puede escapar, ni tampoco pueden reproducirse mosquitas que devorarían en uno o dos días todas las plántulas, sin que uno se dé cuenta

Mientras el agua se condense dentro del recipiente significa que hay suficiente humedad, de lo contrario habrá que agregar un poco más de agua de la llave.
La caja o bolsa hay que ponerla en un lugar bien iluminado, evitando que le dé el sol de mediodía, o debajo de una lámpara.

Las Lophophoras toman aproximadamente de 8 a12 días para germinar.
Con buena iluminación y calor, las plántulas adquieren un tono ligeramente rojizo.


Cuando las plántulas ya estén demasiado apretadas entre ellas, se las puede transplantar. Por razones de espacio, yo pongo después las plántulas juntas en un recipiente más grande con tierra para Lophophoras, y ahí las dejo hasta que las separo.

No me queda más que desearles mucho éxito.